¿Las cartas de presentación aún son importantes?

Hubo un tiempo en el que era fácil burlar… es decir, perfeccionar su camino a través de una solicitud de empleo. Todo lo que se necesitaba eran una carta de presentación y un currículum hábilmente escritos para, digamos, exagerar sus calificaciones y experiencia. En la actualidad, no es tan sencillo.

Con Internet a su disposición, un empleador puede armar una descripción mucho más precisa de sus antecedentes laborales, red profesional y personalidad.

Y LinkedIn hace que sea casi innecesario enviar un currículum o una carta de presentación. ¿Por qué molestarse, cuando el sitio puede proporcionar un perfil más completo de su persona? LinkedIn no solo ofrece una biografía resumida y los antecedentes laborales, sino también recomendaciones profesionales, enlaces a carteras y proyectos, asociaciones profesionales, evidencia de la actividad actual e incluso imágenes.

¿Pero el currículum y la carta de presentación se han vuelto obsoletos?

Aún no. Especialmente los currículums. Hoy en día, muchos empleadores prefieren que envíe un currículum por correo electrónico con muestras de su trabajo. Simplemente es más fácil abrir un correo electrónico y acceder a esa información en lugar de tener que conectarse a internet todo el tiempo.

El tema de la carta de presentación es un poco más complicado. Muchos empleadores y selectores de personal simplemente no pueden molestarse en leer una carta que es básicamente una recargada obra promocional. De hecho, es probable que la mayoría de las cartas de presentación se pasen por alto y se pase a lo importante: su currículum y las muestras.

Además, muchas compañías le imposibilitan incluso presentar una carta de presentación al requerirle que complete solicitudes en línea en las que no existe un campo disponible para una carta de presentación.

Sin embargo, todavía hay lugar para cartas de presentación, incluso en el mundo virtual de hoy.

Por un lado, hay algunos empleadores que todavía las leen. Y para ellos, es especialmente importante que usted se presente de la mejor manera. Además, el mejor dato sobre un trabajo es aquel que se obtiene a partir de los contactos o por una referencia personal. En ese caso, una carta de presentación es indispensable.

Sin embargo, es importante recordar que la carta no es un resumen de su currículum. Es un momento para que describa en un par de párrafos por qué usted es absolutamente perfecto para el empleo.

Atar Cabos

No existe nada mejor que una carta de presentación bien escrita para venderse de una manera en que las viñetas no pueden hacerlo. A veces, un empleador necesita ayuda para entender cómo los hechos en papel se traducen en un candidato ideal. Esta es su oportunidad de desarrollar, enfocar un momento específico cuando sus habilidades o experiencia ayudaron a su compañía a prosperar.

Resaltar lo Importante

En la misma línea, las cartas de presentación le brindan la oportunidad de mostrar sus talentos específicos o resaltar momentos de sus antecedentes laborales sin volver a la cronología. Esto le brinda la oportunidad de reunir hechos dispares en un currículum para crear temas narrativos que suceden en su carrera. Por ejemplo, puede ampliar su experiencia como solucionador de problemas creativo o su habilidad particular para crear campañas de marketing convincentes.

Hablar Directamente al Lector

Del mismo modo que no escribiría una carta personal anónima a un amigo, no cometa el mismo error con una carta de presentación. Recuerde a quién se dirige y suene como un humano, no como un robot. Exprese por qué desea trabajar para esa compañía y qué puede aportarle. Muestre lo que sabe sobre ella y su industria. Y adapte la carta con el fin de que sea relevante para lo que busca.

Lo más importante: recuerde que una carta de presentación es inútil si no compromete al lector o si lo asusta por su longitud. Una buena regla general es siempre ser breve, conciso y elocuente.

Written by

More Articles by rfendler